Plantas grasas

Cultivo de cactus


Cultivo de cactus


Cultivar cactus es una práctica para los verdaderos entusiastas. Si amas estas magníficas plantas, es bueno que sigas algunas sugerencias útiles que serán de gran valor cuando las cultives.
El cultivo de cactus se puede hacer de diferentes maneras, pero hay algunas reglas generales que debes conocer para cultivar estas plantas especiales de la mejor manera.
En primer lugar, debemos tener en cuenta la tipología de cactus que pretendemos cultivar: ¿es un cactus de montañas o desiertos? ¿Es un cactus que crece silvestre en bosques tropicales o subtropicales?
Dependiendo del tipo de origen, tendremos que proporcionar a nuestros cactus diferentes tratamientos y métodos de cultivo alternativos.

Temperatura y clima



Muchos de nosotros pensamos que la planta suculenta, también llamada suculenta (¡debido a la grasa, créanme, tiene muy poco!), Es un tipo de planta a priori fuerte, saludable, robusta y adecuada para todo tipo de temperaturas, climas, ambientes y estímulos. Bueno, en realidad no es así. Por el contrario, son las plantas particularmente delicadas las que, para crecer y resistir de la mejor manera, necesitan un cuidado constante y cuidadoso, así como una situación ambiental que no sea muy diferente de la existente en sus lugares de origen.
Cultivarlo y hacerlo crecer fuerte y saludable en un apartamento, por ejemplo, es extremadamente difícil. No todos toman en serio el hecho de que la gran mayoría de las casas modernas están equipadas con sistemas de calefacción que, durante el invierno, generalmente mantienen la temperatura ambiente por encima de los veinte grados centígrados, pero sobre todo secan la fatalidad, muy preciada para los cactus Además, se apaga un sistema de calefacción doméstica común por la noche, lo que permite que bajen las temperaturas sin garantizar el rango de temperatura correcto necesario para la supervivencia de las plantas suculentas. El aire de la casa sigue siendo extremadamente seco, incluso por la noche, restando aún más la humedad que en este caso debe aplicarse con riego. Pero tenga cuidado: hidratar una planta suculenta en apartamentos, que generalmente carece de luz natural y una recirculación adecuada del aire, desviaría el ciclo vegetativo de la planta hacia ritmos que la planta misma no reconocería como naturales, arriesgándose a hacer que sus plantas sean más vulnerables y suaves tejidos, con consecuencias a veces fatales.
El ambiente ideal para el cultivo de plantas de cactus sigue siendo el al aire libre, en un invernadero poco calentado o incluso frío, que presenta diferentes excursiones según el tipo de planta que pretendemos cultivar.
Sin embargo, es posible cultivar esta hermosa planta incluso en el apartamento: solo es necesario prestar mucha atención al entorno en el que se pretende colocarla, evitando todas las variables negativas mencionadas anteriormente.
Si vives en apartamentos muy luminosos, es decir, reciben mucha luz natural a través de grandes ventanas, ventanas de vidrio o paredes de ventanas, si ni siquiera hay terrazas ya construidas, puedes aspirar al cultivo de cactus y disfrutar de una mayor probabilidad de éxito.
Al colocarlos cerca del vidrio, que se sabe que atraen la humedad de la noche, puede garantizarles una exposición suficiente y saludable a la hidratación, incluso en las horas menos probables del día. Además, si se coloca cerca de los alféizares de las ventanas, así como de la humedad nocturna, los cactus también pueden beneficiarse de la radiación beneficiosa de los rayos del sol. Esto mantendrá los tejidos de las plantas suficientemente hidratados, hinchados y saludables sin tener que recurrir al riego frecuente.
Sin embargo, preste la máxima atención a la proximidad de calentadores o estufas. Generalmente colocadas debajo de las ventanas, para evitar que el frío del apartamento se enfríe por la noche, las estufas o radiadores son una fuente peligrosa de calor para sus cactus. Por lo tanto, asegúrese de colocarlos en estantes de piedra o mármol, de modo que se cree una reparación correcta entre el calor emitido por los radiadores y la planta de cactus. También puede usar bandejas llenas de montones de grava: esto mantendrá su suculenta cactacea fresca, sana e hidratada, protegiéndola de los efectos devastadores del calor directo.

Qué suelo usar



Es de fundamental importancia para el crecimiento saludable de sus cactus usar un suelo poroso que drene bien el agua evitando estancamientos peligrosos que podrían saturarlos y conducir a la consiguiente pudrición de las raíces.
Un consejo útil para la composición del suelo sugiere que es rico en sales minerales. Puede componerlo usted mismo usando tres partes de arena, dos partes de tierra utilizadas para el jardín, una parte de tierra de hojas y una parte de grava.
Esta es la composición estándar para el sustrato adecuado para cactus. Sin embargo, se pueden encontrar diferentes tipos dependiendo de la planta y el entorno en el que se cultiva.
Pero recuerde esto: es realmente importante que no haya elementos orgánicos en descomposición en el suelo, ya que podrían dañar sus plantas.

Cultivo de cactus: lo hago, lo riego



La mayoría de las personas creen que las suculentas no necesitan hidratarse. Es un poco como decir que el camello no debe beber.
No hay nada más malo.
De hecho, los cactus, como todas las plantas, necesitan agua e hidratación. Es cierto que en invierno deben permanecer en reposo absoluto y pueden soportar incluso un mes entero sin agua, pero también es cierto que durante el período vegetativo, sin la cantidad adecuada de humedad y riego, ¡pueden sufrir serios problemas!
Entonces depende de nosotros aprender a conocer las necesidades de nuestra planta cuidándola de la mejor manera y, sobre todo, prestando la debida atención a todas esas señales que esta magnífica especie puede enviarnos.
¡Buenas suculentas para todos!