Muebles de jardin

Sillas de jardín


Sillas de jardín


La elección de los muebles que se utilizarán en el jardín siempre debe hacerse con mucho cuidado: por un lado, consideramos que los materiales de los que están compuestos son muy diferentes en duración, recordemos también evaluar cuál es el uso que queremos hacer de dichos muebles.
No todos los materiales resisten de manera similar al mal tiempo, pero también es cierto que en muchos casos las sillas que colocamos en el jardín se pueden almacenar en la casa o en el sótano, y por lo tanto no estarán expuestas al frío y al clima durante muchos meses.

Materiales



En lo que respecta a las sillas, sin duda las más robustas y duraderas se producen con materiales sólidos y robustos, como madera y metal; Dicho esto, podemos encontrar sillas de acero o hierro forjado, o productos de madera de excelente calidad pero también de material más pobre; En el momento de la compra, le pedimos al comerciante que nos indique el material con el que se han construido nuestras sillas, también solicitando indicaciones sobre el cuidado periódico para un buen mantenimiento, y también sobre la duración de las heladas y la luz solar.
Las sillas de plástico son sin duda los productos más baratos; En cualquier caso, es posible encontrar sillas de plástico muy duraderas y robustas; La elección de este material también puede ser dictada por la mayor manejabilidad que ofrecen las sillas de plástico, que sin duda son muy ligeras y compactas.
Si tenemos poco espacio, o deseamos almacenar las sillas en el sótano o en un trastero al final de la temporada, consideramos la posibilidad de comprar sillas plegables, para que puedan compactarse rápidamente. De esta manera, también podremos guardar algunas sillas adicionales para invitados inesperados o para fiestas de verano en el jardín.

Cuidado


Seguramente un mueble de jardín debe ser resistente a la intemperie y duradero; Pagando el debido cuidado podemos tratar de mantener nuestros muebles hermosos con el tiempo. Así que recordemos limpiar las sillas de jardín periódicamente, eliminando manchas de agua y polvo. En particular, evitamos dejar las sillas apiladas o dobladas durante demasiado tiempo; especialmente al final y al comienzo de la temporada, practicamos una limpieza a fondo, usando detergentes delicados adecuados para el material con el que están hechas nuestras sillas.
Los muebles y las sillas de jardín en un material más delicado, como la paja o el mimbre, no siempre son adecuados para exponerse a los elementos; así que colóquelos al aire libre solo durante el verano, posiblemente bajo una sombrilla o una glorieta.
En el mercado también podemos encontrar sillas de tela resistente, lo que nos ofrece la posibilidad de retirar esta tela y lavarla por separado, a menudo incluso en la lavadora; o incluso para reemplazar telas gastadas, manchadas o arruinadas.

Muebles de jardín: sillas de jardín



Subestimar un momento relacionado con la decoración de su rincón verde, como el que afecta las elecciones de sillas de jardín, corre el riesgo de ser un error imperdonable. Gracias al desarrollo de plataformas de comercio electrónico, finalmente puede obtener información sobre, por ejemplo, los precios más adecuados para cada tipo de silla.
Este es precisamente el elemento a tener en cuenta cuando se tiene que optar por un producto similar: los tipos de sillas son diferentes y elegir el que mejor se adapte al estilo elegido ciertamente no es simple. No hace falta decir que las sillas de plástico no pueden asociarse con mesas de madera. En resumen, la coherencia estética, en este caso, prevalece sobre la funcionalidad.